Desinsectación, control de chinches

Las chinches de la cama han sido consideradas hasta hace poco tiempo una plaga del pasado; pero por diferentes motivos como la globalización que conlleva un mayor movimientos de personas y materiales, la reducción en el uso de insecticidas con mayor eficacia por problemas medioambientales y otros se ha producido un importante aumento de su presencia en nuestro entorno.

GENERALIDADES DE LAS CHINCHES

El huésped principal es el hombre, aunque parasita también a otros animales de sangre caliente. Se encuentra en habitaciones de viviendas de todo el mundo. Al no poder volar, las chinches de las camas deben arrastrarse o dejarse transportar pasivamente en la ropa, o más probablemente en el equipaje, mobiliario, libros y otros objetos que usan como refugio. Su capacidad para resistir varios meses sin alimentarse aumenta sus probabilidades de sobrevivir a estas formas de transporte, y prueba de ello es la amplísima distribución de estos insectos en todo el mundo.

ESPECIE

La especie implicada es Cimex lectularius cuyo ciclo de vida es:

Los huevos de las chinches de las camas miden de 0,8 a 1,3 mm de longitud y de 0,4 a 0,6 mm de ancho y están adheridos a las superficies de los refugios, a menudo en grandes cantidades. Los huevos sin eclosionar son de color blanco nacarado, opacos, mientras que los eclosionados, que permanecen mucho tiempo en su sitio después de la eclosión, son opalescentes y translúcidos. Se ha calculado que cada hembra puede poner de 150 a 345 huevos.

Las ninfas recién eclosionadas no miden más de 1 mm de longitud y, como todas las etapas de ninfa, son muy similares a los adultos, salvo en el tamaño y el color. Cada ninfa necesita una ración completa de sangre antes de mudar a la siguiente etapa.
Debido sobre todo al alimento disponible, puede aumentar hasta 6 veces el peso de la chinche.

La velocidad de desarrollo del huevo al adulto y la longevidad de este varían en función de la temperatura y del alimento disponible. Si se alimentan a menudo y las temperaturas ambiente son normales (aproximadamente 18 a 20 °C), los adultos viven entre 9 y 18 meses, los huevos se incuban en 10 a 20 días y el ciclo completo dura de 9 a 18 semanas. En estas condiciones, las ninfas se alimentan cada 10 días y los adultos cada semana.

Si es necesario, ambas formas pueden sobrevivir mucho tiempo sin alimentarse. Con temperaturas bajas (13 °C), los adultos pueden sobrevivir privados de alimento hasta un año.

DAÑOS SANITARIOS Y ECONÓMICOS

Las chinches de las camas no se consideran transmisoras de enfermedades, pero su actividad chupadora de sangre puede provocar fuertes irritaciones en algunas personas, acompañadas de trastornos del sueño, letargia y apatía, sobre todo en niños.  La picadura causa muchas veces una inflamación dura, de color blanquecino, diferente a la de la pulga, que deja una mancha roja oscura rodeada de eritema. Cada persona reacciona de manera diferente a las picaduras, y algunas se inmunizan.

Sin embargo, probablemente sea más relevante la aversión que despiertan estos insectos. Los excrementos confieren el característico aspecto moteado a sus refugios, y sus “glándulas hediondas” impregnan las habitaciones infestadas de un característico y desagradable olor a almendras. Además, el mero hecho de pensar en ser presa de los ataques de estas criaturas es suficiente para iniciar las actuaciones. Es interesante comprobar que hay muchos factores que favorecen el mantenimiento de las poblaciones de chinches: las técnicas de construcción modernas, que facilitan el acceso entre propiedades adyacentes; el uso creciente de calefacción central, que favorece la alimentación y proliferación continua durante el invierno, o el comercio de muebles usados, que amplía su distribución, contribuyen a mantener los niveles poblacionales

CONTROL Y TRATAMIENTO DESDE ABIOMED S.L.

En Abiomed somos especialistas en el tratamiento y control de chinches, iniciando siempre el proceso con una inspección meticulosa de las habitaciones afectadas para descubrir las zonas donde se esconden

MÉTODOS DE CONTROL Y TRATAMIENTO

En Abiomed contamos con los métodos más eficaces de control de chinches existentes en el mercado; que combinan eficacia y respeto por la salud y el medio ambiente; tales como:

  • Uso de medios físicos de tratamiento como tratamientos por calor.
  • Uso de insecticidas en las zonas afectadas.
  • Uso de trampas con atrayentes.
  • Otros sistemas que puede ser de aplicación como métodos físicos, biológicos o químicos que pudieran ser de elección en función de los datos de la inspección.

Ultimas publicaciones

Dirección y Contacto

Abiomed Higiene S,L.
C/ Tercera 28, P.I. El Montalvo III
37188 Carbajosa de la Sagrada (Salamanca)
Tfno: (+34) 923 193 727
Fax: (+34) 923 194 280
Website: http://www.abiomed-higiene.es
Email: info@abiomed-higiene.com